Leche de coco casera

Puedo decir que esta es una de mis leches vegetales preferidas, es una auténtica delicia, y muy versátil en la cocina. La podemos tomar en desayunos y meriendas, en batidos, con granola casera, con el café y el té, o sola, después de haber estado refrigerada unas horitas. Y en verano es ideal para elaborar helados con ella, especialmente los helados de tarrina que necesitan grasas de calidad que eviten la formación de cristales. Ya ves, una sencilla preparación y tantas cosas que podemos hacer con ella.

Ingredientes:

  • 200 g de coco rallado
  • 1 litro de agua filtrada caliente (pero sin hervir)
  • 1 pizca de sal marina sin refinar
  • Canela o vainilla al gusto (opcional)

Elaboración:

  1. Introducimos todos los ingredientes en un procesador de alimentos o en el vaso de la batidora.
  2. Dejamos reposar unos minutos para que el coco se hidrate con el agua caliente.
  3. Batimos enérgicamente, durante 3 minutos más o menos.
  4. Filtramos la leche con una bolsa especial para leches o bien con una tela de quesería tipo cedazo. (Podemos guardar la merma resultante en el congelador, y deshidratar más tarde para hacer harina, o bien elaborar galletas o alguna otra receta).
  5. La bebida se puede tomar fría, del tiempo o caliente. Conservar en la nevera de 2 a 3 días máximo, ya que no lleva conservantes.
Bolsa para hacer leches vegetales

Nota: Una de las cosas que me animan a hacer mis bebidas vegetales caseras, aparte de que elijo los ingredientes y su calidad, es por la reducción de envases que se produce.

Deja un comentario