Trufas de chufa y coco

Tipo
Crudivegana
Raciones
15 uds.
Preparación
3h
Cocción
Total
3h

Recuerdo que la primera vez que probé las chufas fue en un puesto en la calle en las fiestas de mi pueblo, hace muchos años. Era el típico puesto que vendía cuchuruchos de chufa, y de coco natural, a mi me encantaban los dos, a pesar de que había que masticarlos a conciencia.

Estas trufas son una delicia, están elaboradas con varias frutas dulces, de hay su delicado sabor natural. Se trata de una receta sencilla y de aprovechamiento, ya que he usado la pulpa de chufa de hacer bebida de chufa.

Cuando elaboramos nuestras leches vegetales en casa, se genera una pulpa desgrasada que podemos aprovechar para elaborar diferentes recetas, tanto dulces como saladas. Estas trufitas son un ejemplo claro y caprichoso a tener en cuenta.

Ingredientes:

  • 100 g de pulpa de chufa /almendras /avellanas
  • 80 g de manteca de sésamo blanco sin tostar o manteca de coco
  • 15 orejones
  • Zumo de manzana o agua filtrada (para cubrir los orejones)
  • 45 g de coco rallado
  • ½ cucharilla de vainilla o canela polvo
  • Coco rallado para la cobertura

Elaboración:

  1. Dejamos los orejones en remojo en el zumo de manzana o agua unas dos horas para que se ablanden.
  2. Ponemos en el procesador la pulpa de chufa, el coco, la manteca de sésamo, la vainilla y trituramos todo bien.
  3. Añadimos los orejones troceaditos y lo trituramos todo de nuevo, pero no demasiado para dejar algún trocito de fruta.
  4. Si la masa no está todavía manejable (se nos pega en las manos) la guardamos en un bol en la nevera una media hora hasta que se solidifique un poco.
  5. Formamos bolitas con las manos y las rebozamos con el coco rallado. Las enfriamos un mínimo de 1 hora en la nevera para que cojan estructura.

*Nota: Todos los ingredientes propuestos en esta receta se pueden variar según los gustos y preferencias. La pulpa la podemos sustituir por pulpa de almendras o avellanas. Los orejones se pueden sustituir por dátiles, ciruelas pasas, etc. Las trufas las podemos congelar guardadas en un bote de cristal o similar. Para consumirlas las pasaremos a la nevera con antelación y las sacaremos unos 20 minutos antes de comerlas.

Deja un comentario